Red Hemisfrica de Reservas para Aves Playeras

En memoria de Pablo Canevari, 1951 - 2000

La comunidad conservacionista internacional se sorprendió ante el fallecimiento repentino y prematuro de Pablo Canevari el 22 de marzo de 2000. Durante 25 años, el nombre de Pablo fue sinónimo de los humedales y las aves acuáticas de América Latina. Aunque era biólogo por formación, Pablo fue una persona multifacética: fue científico, conservacionista, artista, dotado escritor, pero más que nada, un naturalista en el más excelente sentido de la palabra. Y lo que es más importante para quienes tuvieron la suerte de conocerlo, fue un amigo magnífico e inolvidable.

La productiva carrera de Pablo se inició en el venerable Museo de Historia Natural de Argentina, en donde su amor por la naturaleza encontró terreno fértil. A partir de allí, ocupó puestos importantes en Argentina y en el extranjero, entre ellos en la Fundación de Parques Nacionales de Argentina, el Consejo Internacional para la Conservación de las Aves, la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras, Humedales para el Continente Americano (del cual fue fundador), Wetlands International, y la Convención sobre Especies Migratorias de Bonn. Pablo estuvo asociado con muchos grupos conservacionistas entre ellos BirdLife International (especialmente la anterior Sección Panamericana de ICBP), IWRB, IUCN, WWF, y otros grupos. Fue un fuerte promotor de la conservación en Latinoamérica y se lo puede considerar como uno de sus defensores más eficaces: muchos conservacionistas más jóvenes hallaron en él inspiración y guía. Era una persona entusiasta y optimista, pero realista; por encima de todo, supo encontrar sabiduría donde otros vieron desesperación. Publicó ampliamente en revistas científicas y populares sobre temas como las aves, la conservación y los humedales. Deja un inmenso legado.

Como artista, dejó una gran colección de magníficas acuarelas y fotografías en las que podemos ver la naturaleza a través de sus ojos y volver a visitar el mundo natural que él tanto quiso. Sus ilustraciones embellecen varios libros, entre ellos la Nueva Guía de Aves de la Argentina, de autoría suya.

Su muerte prematura deja un vacío inmenso e irremplazable en el mundo de la conservación. Esposo y padre amado, Pablo ha dejado a su esposa, María José, y a sus dos hijas, Sofía y Valentina, y a su hijo Andrés.

 

 

En memoria, gracias a Gonzalo Castro, Daniel Blanco, Enrique Bucher, y Ian Davidson.
Marzo de 2001
Cortesía de Wetlands International